El local está situado en la planta baja de un edificio, en el barrio de Gracia de Barcelona. Está catalogado con nivel C de protección (Pozo de Interés Urbano). A partir de los años 90, funciona como bar con licencia mixta. El interior, como ocurre con la gran mayoría de las plantas bajas del siglo XX en Barcelona, tiene forma de tubo alargado, con un pequeño patio en la parte posterior.

Restitución de la fachada: en el estado original, el hueco de entrada, de 4,50 m de altura, sólo estaba cubierto a medio camino, con rejas que pertenecían a un antiguo sistema de extracción de humos, y un gran letrero opaco. La propuesta elimina estos elementos, volviendo a la composición original y dignificando el edificio, la
accesibilidad: se eliminan las pendientes interiores en el acceso, sustituyéndolas por una pendiente suave, inferior al 4% e imperceptible. Va desde la entrada hasta el inicio del bar.

Decoración de interiores

Decoración de interiores

Iluminación natural: la restitución de la fachada patrimonial, recortando el techo original, duplica la entrada de luz desde el acceso. En la parte posterior del establecimiento se derriban los cierres de la antigua oficina y se modifica la distribución de los baños para realizar dos grandes aberturas que generan una nueva entrada de luz natural muy necesaria.
confort acústico: dadas las exigencias acústicas de un espacio público, el falso techo y parte de los laterales se han revestido con paneles de corcho, material fonoabsorbente que evita la reverberación y reduce la transmisión a los vecinos. Las cualidades plásticas del acabado del corcho se utilizan como principal motivo decorativo del establecimiento.

Una vez cumplidos estos criterios esenciales, la estrategia del proyecto consiste en diferenciar dos sectores en un mismo espacio. En primer lugar, se proyecta el perímetro formado por los revestimientos de corcho y baldosas, y los pavimentos y muros con recubrimiento continuo. En segundo lugar, se construyen una serie de objetos de construcción, con sobres revestidos de baldosas de mármol, repartidos por todo el recinto. A través de sus geometrías, se ordenan los usos:

Entorno: como hemos dicho de antemano, el falso techo y las paredes están revestidos de corcho, elemento que evoca a los materiales de pesca, aprovechando su corte para generar rayas que generarán un ritmo en todo el local y donde se colocarán las bombillas, como si estuvieran flotando. En este falso techo existente, se realizan una serie de agujeros para descongestionar el local y acentuar el ritmo hacia el interior, buscando una sensación de iluminación cenital natural. La mayoría de las paredes tienen barras de trabajo auxiliares, forradas con azulejos y baldosas de color blanco/azul biselado y blanco; los diferentes motivos combinatorios acaban generando murales abstractos que se distribuyen por todo el establecimiento, a la vez que evocan arabescos andaluces. Finalmente, un pavimento autonivelante continuo se relaciona con las paredes, dando un sentido de abstracción al conjunto.

Decoración de interiores

Decoración de interiores

Objetos: dos mesas auxiliares, el biombo, el contador de barras y la mesa. Cada elemento, con sus singularidades, da un carácter diferente a cada parte de la barra, generando atmósferas diversas para los clientes que buscan formas alternativas de ubicarse. Se diseñan taburetes altos que relacionan el corcho del falso techo con el resto del establecimiento. Por último, optamos por un lavabo exento en el vestíbulo del baño, que contrasta con el verde del patio. En su conjunto, una serie de elementos que forman parte de los restos del ficticio naufragio de un gran barco pesquero de mármol.

Arquitectos: AMOOAuthor
Arquitectos: Aureli Mora + Omar OrnaqueFotos:

José Hevia

Decoración de interiores

Decoración de interiores

https://www.archdaily.com/892987/refurbishment-of-bar-el-villa-vermuteria-del-mar-amoo-aureli-mora-plus-omar-ornaque